Angeles Muñiz y Charli Llácer

La Sinfónica de Tenerife participa en el rodaje del documental sobre el proyecto Mosaico de Sonidos

La Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST), formación musical dependiente del Cabildo, participa esta semana en el rodaje del documental que -sobre el proyecto Mosaico de Sonidos- lleva a cabo la realizadora Ángeles Muñiz. A través de este trabajo, la directora asturiana recoge lo vivido y lo sentido en las sesiones que se desarrollan en el marco de este proyecto. En Mosaico de Sonidos unas 300 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo participan en los diferentes talleres organizados por más de 200 músicos de 14 orquestas sinfónicas españolas, entre las que se encuentra la OST.

Muñiz grabó ayer [lunes 27] una de las sesiones de trabajo en la que los músicos de la Sinfónica de Tenerife y miembros del colectivo Plena Inclusión Canarias preparan juntos la pieza que representarán el 23 de febrero en el Auditorio de Tenerife “Adán Martín”. Y es que ese día, dentro del séptimo programa de abono de la temporada de la OST, se podrá ver la creación conjunta -resultado de estos talleres- de La flor más grande del mundo, pieza cedida al proyecto por Emilio Aragón.  

Tras haber grabado ya a varias orquestas, Muñiz -que se encuentra en el ecuador del rodaje- asegura que “pese a que la historia sobre la que trabajan es la misma, cada sitio es diferente”. “En Mosaico de Sonidos las emociones son muy grandes como grande es este proyecto. En él, las emociones se abren de par en par”. No obstante, la directora destaca que “las personas que dan vida a este proyecto están llenas de generosidad, de pureza y cierta inocencia”, hecho que “nos hace viajar a la niñez que todos vivimos pero que ya olvidamos”.

“Ellos nos enseñanan a volver a sacar todas esas emociones y sentimientos que teníamos guardados”, señala Ángeles Muñiz que no duda en reconocer que “en cada grabación se hace como una pequeña familia”. Acompañada de una quincena de músicos de la OST y de los miembros de Plena Inclusión Canarias (participan quince personas cuyas edades oscilan entre los 23 y los 50 años), la directora matiza que el proyecto “no es solo una integración de estos colectivos sino una integración de todos”.

Muñiz cree que en un año podrá ver la luz este documental que dice que será “un mosaico de sensaciones del que todos formamos parte”. Reconoce también que, además de poder presentarlo en festivales, le encantaría “poder verlo en pantalla grande junto a todos los que lo han hecho posible”. “Quisiera ver, sentada junto a ellos, lo que sienten al verlo y emocionarme de nuevo con sus emociones”, confiesa Muñiz, quien en 2006 estuvo nominada a los Premio Goya por su corto Propiedad privada.

La sesión de ayer de Mosaico de Sonidos, la última antes de las vacaciones, estuvo dirigida por Charli Llácer, percusionista de la Sinfónica de Tenerife. “Formar parte de Mosaico de Sonidos es una experiencia nueva y muy enriquecedora sobre todo por la parte humana que tiene”, reconoce el músico que destaca que a través de este proyecto, que es muy esperanzador, pueden compartir lo que tienen, lo que saben. “Nosotros les damos a ellos nuestro arte, nuestra música y ellos nos dan a nosotros, los músicos, una parte de ellos mismos. Es un proyecto lleno de empatía en el que todos aprendemos”, indica Llácer. Recuerda los nervios con los que llegaban a las primeras sesiones los integrantes de Plena Inclusión Canarias y como fueron desapareciendo conforme avanzaban las semanas. 

Reconoce además que la “energía que tienen los participantes” es contagiosa y valora de manera especial “la sinceridad” que desprenden en cada gesto, en cada trabajo, en cada momento. “Estamos seguros que será una actuación muy emotiva”, agrega el percusionista quien, entre palabra y palabra, recibe abrazos de los integrantes del taller que le dan las gracias y se despiden de él hasta octubre mientras le cuentan sus planes para este verano. “Nos aportan mucho, muchísimo en el plano humano”, agrega Llácer que aplaude la existencia de este proyecto en el que la música se convierte en un instrumento de desarrollo personal y de integración social. Mosaico de Sonidos, programa impulsado por la Fundación BBVA, la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas (AEOS) y la organización Plena Inclusión, está dirigido a potenciar las posibilidades expresivas y artísticas de estas personas a través de la música.  

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *