La Sinfónica de Tenerife tiende un puente musical entre España y Rusia con Daniel Raiskin al frente

La Sinfónica de Tenerife tiende un puente musical entre España y Rusia con Daniel Raiskin al frente

La formación ofrece obras de Turina, Prokófiev y Shostakovich, y contará como solista de violín con Simone Lamsma

La Sinfónica de Tenerife tiende un puente musical De España a Rusia con un programa compuesto por obras de figuras fundamentales de la composición del siglo pasado en ambos países, como son Turina, Prokófiev y Shostakovich. El concierto, que incluye la presencia como solista invitada de la violinista neerlandesa Simone Lamsma, tendrá lugar este viernes [día 18] a las 19:30 horas en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife, bajo la dirección de Daniel Raiskin.

Este evocador viaje parte de Madrid en 1912, fecha en la que Joaquín Turina acabó La procesión del Rocío, poema sinfónico que fue estrenado un año después por el maestro Enrique Fernández Arbós. “Cuando era estudiante en París, estuvo muy influido por Debussy y Ravel, pero desarrolló muy fuertemente un estilo propio, y aunque este trabajo pertenece a su etapa compositiva más temprana, podemos ver en él un estilo refinado, maravillosos colores y una orquestación maestra”, indica Raiskin, principal director invitado de la Sinfónica de Tenerife.

Se da la circunstancia de que este trayecto musical que nos brinda la orquesta tiene su segunda parada primeramente en París, donde Sergéi Prokófiev escribió el tema principal del primer movimiento de su Concierto para violín y orquesta nº 2 –el resto lo compuso en Vorónezh y Bakú–, y fue también estrenada en España con Fernández Arbós con Orquesta Sinfónica de Madrid en el año 1935. Una coincidencia de carácter histórico entre ambos autores, si bien estamos ante “dos composiciones muy diferentes”, en opinión de Raiskin.

“La música de Turina está llena de humor y colores, y estos mismos colores de origen folclórico español se encuentran en el Segundo concierto para violín de Prokófiev, especialmente en el último movimiento”. Esta obra de gran lirismo que será interpretada este viernes por Simone Lamsma, “como el propio autor atestiguó, tiene la influencia de los continuos viajes que hizo durante su composición” y es un ejemplo claro de periodo de transición que estaba atravesando en su estilo compositivo, aunque “exhibe claramente una gran madurez”.

Este concierto que lleva por título De España a Rusia finaliza su recorrido con la Sinfonía nº 5 de Dmitri Shostakóvich, una obra, explica Daniel Raiskin, “de su tiempo, una obra sobre la tragedia, en cierto modo, la tragedia del siglo XX”. Compuesta “en uno de los momentos más difíciles y trágicos de su vida”, supuestamente como respuesta a las críticas sufridas por el régimen de Stalin, esta sinfonía –en la que también se aprecian reminiscencias del folclore español relacionadas con la ópera Carmen– esconde, sin embargo, “como muchos de sus trabajos, respuestas escondidas” a modo de “lucha por la libertad”, al igual que el personaje de Bizet, quien vivía en Sevilla, de donde era Turina, indica el director.

Se trata, por tanto, de una partitura monumental y trágica, que ha trascendido en la historia musical como una obra maestra. “Apenas existe otra obra de Shostakovich que haya sido interpretada con más frecuencia y éxito que la Quinta sinfonía, siendo una pieza musical universal que habla a nuestros corazones hoy más que nunca”, apostilla.

Daniel Raskin nació en San Petersburgo, en cuyo célebre conservatorio estudió violín, viola y dirección de orquesta. Posteriormente, prosiguió sus estudios en Ámsterdam y Friburgo de Brisgovia. Animado a coger la batuta por el distinguido profesor Lev Savich, también recibió clases de Mariss Jansons, Neeme Järvi, Milan Horvat, Woldemar Nelson y Jorma Panula.

Como director invitado, está habitualmente al frente de la Orquesta Clásica Santa Cecilia de Madrid, Hong Kong Sinfonietta, Latvian National Symphony Orchestra, Mariinsky Orchestra, National Taiwan Symphony Orchestra, NFM Wroclaw Philharmonic, Orchestre National de Belgique, Orquesta Sinfónica Nacional de México, Osaka Philharmonic Orchestra, Slovenská Filharmónia, Stuttgarter Philharmoniker y la Orquestra Sinfônica de Winnipeg, en otras. Ha sido, a su vez, director titular de la Staatsorchester Rheinische Philharmonie de Coblenza y de la Arthur Rubinstein Philharmonic de Lódz.

Aclamada por sus interpretaciones, la violinista holandesa Simone Lamsma goza del respeto de la crítica, los músicos y el público, que la consideran como una de las personalidades musicales más asombrosas y cautivadoras de la música clásica. Entre sus recientes actuaciones, destacan su debut con la Chicago Symphony e interpretaciones con la Cleveland Orchestra,Royal Concertgebouw Orchestra, Orchestre Philharmonique de Radio France o BBC Philharmonic.

Además de su estrecha colaboración con Jaap van Zweden, Simone ha trabajado con muchos ilustres directores como Vladimir Jurowski, Sir Neville Marriner, Yannick Nézet-Séguin, Jukka-Pekka Saraste, James Gaffigan, Sir Andrew Davis, Andrès Orozco-Estrada, Jiří Bělohlávek, Marek Janowski, Carlos Kalmar, Kirill Karabits, Stéphane Deneve y James Feddeck, entre otros.

Las entradas se pueden adquirir en taquilla, de 10:00 a 19:30 horas de forma ininterrumpida de lunes a sábado; por teléfono en el 902 317 327; o por internet a través de www.sinfonicadetenerife.es y www.auditoriodetenerife.com.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *