Concierto de temporada nº 9

FOTO HALLSrecortada

Director: Matthew Halls

Obras:

  • Suite nº 1 en do mayor, BWV 1066* de J. S. Bach.
  • Water Music, suite nº 2 en re mayor, HWV 349 de G. F. Haendel.
  • Water Music, suite nº 3 en sol mayor, HWV 350 de G. F. Haendel.
  • Sinfonía número 1 «Sinfonía clásica» (opus 25) de S. Prokofiev.
  • Sinfonía número 101 en re mayor «El reloj» Hob. I:101 de F. J. Haydn.

Genio del periodo barroco, Johan Sebastian Bach (1685-1750) no tituló como suites las obras este nombre que entraron a formar parte del repertorio de instrumentos en el siglo XVI tras haber sido creadas por Froberger. Como en el resto de las que escribió para orquesta, la Suite (obertura) número 1, en do mayor (BWV 1066)* está marcada por la música francesa. La sucesión de danzas que emplea en ella es: Courante, Gaviotas I y II, Forlana, Minuetos I y II, Bourrées I y II y Passepieds I y II.

En 1717, el rey Jorge I de Inglaterra y un gran número de nobles remontaron el Támesis desde el palacio real en Whitehall hasta Chelsea en barcazas abiertas, con cincuenta músicos tocando tres suites instrumentales compuestas por George Friedrich Haendel (1685-1759) para la ocasión. La Sinfónica de Tenerife, a la batuta de Matthew Halls, dedicará su concentración a la Suite en sol (para flauta), música de interior, y la Suite en re (para trompeta), música típica de aire libre. Si bien la Water music (Música sobre el agua) no es considerada representativa del magno estilo haendeliano, que se manifiesta mejor en sus óperas y composiciones religiosas, sí se inscribe a la perfección en la música instrumental inglesa.

De un inicio barroco a un final clásico. El programa de este concierto finaliza con la Sinfonía número 101, «El reloj»,  de Franz Joseph Haydn (1732-1809), figura clave en la evolución del estilo clásico. Si las dos suites haendelianas se enmarcan en un acontecimiento de la Inglaterra del siglo XVIII, el vínculo con la sinfonía de Haydn radica en que su autor la finalizó en Londres en 1794. Los viajes a la capital inglesa cambian la vida del compositor y sus sinfonías londinenses están envueltas en un frenesí e innovación que recuerdan a su juventud. Escrita para dos flautas, dos oboes, dos clarinetes, dos fagotes, dos trompas, dos trompetas, timbales y la cuerda, la Sinfonía el reloj se inicia con una introducción Adagio en menor, algo inusual en su composición hasta el momento.

*Primera vez por la orquesta
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *