Concierto extraordinario de música de cámara

Concierto cámara

Entrada gratuita, previa retirada, a partir del 24 de junio, de invitaciones en la taquilla de Auditorio de Tenerife.

Obras:

  • Sinfonía concertante para contrabajo, viola y orquesta de cuerda de Karl Ditters von Dittersdorf .
  • Concierto para flauta y arpa en Do mayor, KV 299 de W.A. Mozart.
  • Sinfonía concertante en Mi bemol mayor, K 297b de W.A. Mozart.

Benefíciate de un descuento del 50% en una entrada para el concierto inaugural de la temporada 2015-2016 (se hará entrega de un bono una vez finalizado el concierto).

El estilo compositivo de Karl Ditters von Dittersdorf (1739-1799) puede describirse como accesible, artesanal, en los géneros populares de la época, y facilitó así el desarrollo del estilo clásico vienés convirtiéndose, después de Haydn y de Mozart, en el más célebre de los compositores de música instrumental en Viena de la segunda mitad del siglo XVIII. Ennoblecido en 1773 como “Ditters von Dittersdorf”, dejó cerca de doscientas sinfonías y una cincuentena de conciertos. En esta cita se interpretará su Sinfonía concertante para contrabajo, viola y orquesta de cuerda, probablemente su obra más oída. Considerada única en su género, no tiene tres movimientos, como era tradicional, sino cuatro (Allegro, Andantino, Menuetto y Allegro ma non troppo). La formación camerística tendrá como solistas a Alessandro Barattini (contrabajo) y Sviatoslav Belonogov (viola).

A continuación, el Concierto para flauta y arpa, en do mayor (KV 299) de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), una obra que, si bien corresponde a la moda floreciente en 1778 de la sinfonía concertante, no hay que dudar en colocarla en la categoría de las composiciones de salón, destinadas principalmente a procurar placer a los oyentes , sin menospreciar el nivel técnico y artístico de la partitura. Con Catherine Mooney (flauta) Victoria Carlisle (arpa) como solistas, se interpretará el Andantino, movimiento en el que “el arpa pude desplegar a placer sus arpegios y responder en eco al canto sutil de la flauta por encima del diáfano acompañamiento tejido por la cuerda sola”.

Por último, la Sinfonía concertante para oboe, clarinete, fagot, trompa y orquesta, en mi bemol mayor (K 297-b) de Mozart cerrará esta cita de la Sinfónica de Tenerife con la música de cámara. El género de la sinfonía concertante, característico de los años 1770-1780, se desarrolla especialmente en Mannheim y en París, ciudad esta última donde el compositor recibe el encargo en 1778 de escribir una composición de este tipo para flauta, oboe, fagot, trompa y orquesta, destinada a ser estrenada en el Concierto Espiritual, algo que nunca sucedió a causa de las intrigas de Cambini. En esta partitura de tres movimientos (Allegro, Adagio y Andantino con variazioni-Allegro), la estética del compositor experimenta un viraje decisivo: la elección de cuatro instrumentos principales, algo poco habitual en la época, pero principalmente que Mozart rechaza tratar los instrumentos separadamente y los hace dialogar sin cesar en un discurso muy flexible. Los solistas de la orquesta serán Paul Opie (oboe), Pier Luigi Bernard (clarinete), Timothy Porwit (fagot) e Inés González Aguiar (trompa).

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *