Entradas

Conciertos

OST_Catedral_03web

Concierto extraordinario en la Catedral de La Laguna

Ensamble Vocal Contemporáneo de Tenerife

Maestro de coro: Antonio Abreu Lechado

Por tercer año, la Sinfónica de Tenerife ofrece en la Catedral de La Laguna una interpretación de música sacra, en fechas próximas a la celebración de la Semana Santa en el municipio.

En este caso, la formación musical del Cabildo de Tenerife ofrecerá el oratorio compuesto por Georg Friedrich Haendel (1685-1759) tras haber recibido la invitación en 1714 del lord teniente de Irlanda, quien solicitaba su ayuda para recaudar dinero para las tres instituciones benéficas más importantes de Dublín gracias a las interpretaciones de su música. A pesar de que no se econtraba bien de salud, estaba decidido a crear un nuevo oratorio sacro para la ocasión y consultó a Charles Jennens, su libretista de Saul y de Israel en Egipto un tema apropiado y este le confió una colección de versículos del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Como resultado nació el más famoso y aplaudido oratorio de Haendel, El Mesías (HWV 56), cuyo texto inicialmente generó cierta controversia. El autor hizo varias revisiones posteriores de la obra y, pese a que la obra sigue siendo una eterna favorita del repertorio barroco, en la actualidad sus representaciones, especialmente en época de Navidad, incluyen solo la primera parte y el coro del aleluya de la segunda.

Sinfonica Cristo 2 (b)

XIV concierto extraordinario fiestas del Cristo de La Laguna

La composición del siglo XX será el hilo conductor del programa que dirigirá Víctor Pablo Pérez y que comienza con la obra de uno de los autores británicos más importantes y controvertidos de la segunda mitad de dicha centuria, Malcolm Arnold (1921-2006). Autor de una amplia y sólida producción, su música poseía una gran capacidad descriptiva y evocativa, especialmente en una primera etapa en la que escribió piezas llenas de color y sorprendente energía, demasiado enraizada en el romanticismo para ser tenida en consideración por los críticos y los movimientos de vanguardia. En la evocadora Obertura Peterloo, que compuso en homenaje a las víctimas mortales producidas en una masacre política en Irlanda en el siglo XIX, se obtiene una de sus más sofisticadas melodías, que es a su vez sometida a un asalto orquestal salvaje, simbolizando así la libertad bajo amenaza.

“Yo tengo más talento, pero él es mejor”, dijo Richard Strauss sobre Jean Sibelius (1865-1943), considerado uno de los sinfonistas más importantes del siglo XX junto a Mahler y Carl Nielsen. En su primera etapa compositiva, influido por Chaikovski, escribió obras de estilo romántico tardío y de tono ruso, llenas de fervor nacionalista, sin embargo, empezó a cambiar lentamente la visión que tenía de la música y desarrolló un lenguaje de gran originalidad, caracterizado por armonías lentas y distintivas, a veces pura orquestación. El poema sinfónico Finlandia es su composición más popular y fue escrito inicialmente como preludio a una serie de “cuadros históricos”. Su título inicial era Despertar de Finlandia y fue interpretada por primera vez en Helsinki, el 4 de noviembre de 1899. Al año siguiente, cuando la Orquesta Filarmónica de Helsinki fue invitada a tocar en el marco de la Exposición Universal de París, la obra adoptó su título definitivo. Se convirtió rápidamente en un segundo himno nacional y su autor comenzó a ser visto como un abanderado de las reivindicaciones patrióticas de Finlandia.

Si hubo un compositor que alcanzó el éxito en el siglo XX, ese fue George Gershwin (1898-1937), un verdadero artista de la fusión que se ganó el respeto de los maestros clásicos más exigentes. Su obra maestra fue su ópera Porgy and Bess, un drama musical de temática afroamericana del que se han hecho suites para orquesta. Su música es única en su género, ya que combina los elementos del jazz, el ragtime y del blues y refleja la atmósfera bonachona del Broadway de la posguerra.

El compositor español José Padilla (1889-1960) se dedicó, al igual que Gershwin, a la canción, género con el que obtuvo éxitos tan perdurables como La violetera, Princesita o Valencia (que pertenece a la zarzuela La bien amada). A lo largo de su trayectoria musical, que dejó un legado de 60 obras teatrales y varios cientos de canciones, compuso piezas para Josephine Baker, Maurice Chevalier y Mistinguette y sus viajes a Madrid, Barcelona, Buenos Aires, Roma o París lo convirtieron en un un autor de fama mundial. Los fragmentos sinfónicos de la Suite de Norga, obra inédita y póstuma de José Padilla, tuvieron su estreno absoluto el pasado mes de mayo a cargo de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid (ORCAM), con Víctor Pablo Pérez al frente, con motivo del  del 125 aniversario del nacimiento del artista almeriense.

El concierto finalizará con el compositor más popular de mediados del siglo XX, Dimitri Shostakovich (1906-1975), a pesar de haber sido una figura controvertida. Dejó un número de obras libres para orquesta que, si bien no tienen la importancia ni dimensiones de sus 15 sinfonías, han trascendido con cierta notoriedad. Compuso la Suite para orquesta variada (también conocida como Suite para orquesta de jazz nº 2, al igual que la que escribió en 1938 en tres movimientos para la recién fundada Orquesta Estatal de Jazz de Victor Knushevitsky) en 1956 y consta de ocho movimientos, de los que la Sinfónica de Tenerife interpretará una selección (Marsch (I) : Giocoso. Alla marcia, Lyrischer Walzer (V): Allegretto, Tanz I (II): Allegretto scherzando, Kleine Polka (IV): Allegretto y Walzer II (VII): Allegretto poco moderato).

*Primera vez por la orquesta
Concierto-de-Navidad08-9

XXI Concierto Extraordinario de Navidad

El tradicional Concierto de Navidad de Puertos de Tenerife, que este año alcanza su XXI edición, tendrá en esta ocasión un marcado acento canario al ser uno de nuestros grupos musicales más representativos, Los Sabandeños, quienes acompañen a la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) en lo que será primera cita conmemorativa de sus cincuenta años de existencia.

La Dársena de los Llanos será, un año más, el marco de esta cita navideña el 25 de diciembre a las 21.00 horas. Entre las novedades de esta vigesimoprimera edición destaca que se estrena también una nueva disposición escénica que permite tener un mayor aforo –hasta 30.000 localidades– y una mejor visión para los asistentes, con el marco portuario tras del escenario y con una mejor ubicación para admirar la exhibición pirotécnica que cierra este encuentro musical anual.

Concierto organizado por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife.

santiago

Concierto homenaje a Santiago Sabina

Santiago Sabina tuvo sus primeros contactos con la música de la mano de Ricardo Sendra, quien le recomendó entonces que finalizara sus estudios de piano y armonía en Madrid. A pesar de haber mostrado grandes dotes de pianista, pronto cambió su especialización por la de director y en 1910, con solo 17 años, su batuta debutó en el teatro de la Princesa en Valencia.

Este fue el principio de una trayectoria que durante varios años le llevó al podio de distintas compañías de opereta y zarzuela de España hasta que entre 1914 y 1934 emprendió una serie de giras por la Península, Europa, América y Oriente Próximo, una experiencia que le permitió compartir temporada con autores como Vincent d’Indy, Debussy o Ravel.

Pero mientras adquiría experiencia y perspectiva en la labor de dirección orquestal, Santiago Sabina no abandonó su faceta creativa, lo que dio lugar a un amplio catálogo de obras, dos ocupaciones que fueron compartidas, a partir de 1949, con las de profesor y subdirector del Conservatorio de Música y Declamación de Santa Cruz de Tenerife.

Como director y programador durante más de 30 años de la Orquesta de Cámara de Canarias, germen de la actual Sinfónica de Tenerife, se destaca su gran aperturismo –probablemente adquirido durante su estancia en París, donde fue invitado a dirigir ópera– a la hora de apostar por la difusión de una gran variedad de estilos y autores, no solo exclusivamente españoles. Así, el público tinerfeño de aquel entonces podía escuchar tanto piezas de Jesús Guridi, Conrado del Campo, Joaquín Turina o Ruperto Chapí junto a las melodías de Bach, Mozart, Beethoven, Mendelssohn, Debussy o Falla.

Este homenaje a Santiago Sabina reconoce la figura de un hombre que puso la música en permanente diálogo con la sociedad tinerfeña de su época que, una vez convertido en una de las figuras del panorama español con peso internacional, decidió volver a su tierra para aproximar el sinfonismo europeo a Canarias.