Prosseda

“Lo fundamental de nuestro papel es compartir el poder de la buena música con todos los públicos”

Roberto Prosseda hace su debut con orquesta en España junto a la Sinfónica de Tenerife interpretando a Mendelssohn

El pianista italiano Roberto Prosseda (Latina, 1975) cree que la crítica y la historia de la música no han sido lo suficientemente justas con la obra compositiva de Felix Mendelssohn-Bartholody (1809-1847). El intérprete, autor de la primera integral grabada –con el sello Decca– de la música pianística del compositor alemán, hará su debut con orquesta en España junto a la Sinfónica de Tenerife este viernes 6 de noviembre para interpretar los Conciertos para piano número 1 y número 2, dos piezas de puro virtuosismo con las que podrá acercar al público asistente al Auditorio de Tenerife la esencia creativa de este autor.

Pregunta. ¿Qué experiencias le gustaría compartir con la Sinfónica de Tenerife en este concierto?
Respuesta. Estoy muy contento de tocar con la Orquesta Sinfónica de Tenerife, ya que he tocado varias veces en España, pero este será mi debut con una orquesta, y me alegro de hacerlo con dos de mis conciertos para piano favoritos: los Conciertos para piano número 1 y número 2 de Mendelssohn, que todavía rara vez se interpretan y casi nunca aparecen juntos en el mismo programa. Son piezas llenas de energía, entusiasmo, lirismo y poesía, y por esta razón considero que se adecuan mucho a la sensibilidad latina, y, como italiano, estaré muy feliz de colaborar con músicos españoles, que comparten con los italianos una cordialidad y sentimiento similares por los matices especiales y expresión profunda que esta música requiere.

P. Ha logrado una gran reputación mundial gracias a sus grabaciones dedicadas a la música de Felix Mendelssohn. ¿Se considera un especialista en el repertorio de este autor?
R. El término “especialista” podría ser malinterpretado. Si ser un especialista en un compositor determinado significa limitar los intereses o el entusiasmo a ese autor, ¡prefiero ser un “no-especialista! Por otra parte, entiendo que para entrar en el mundo poético de un compositor concreto, tenemos que explorar toda su producción (no solo los trabajos para piano, por ejemplo), y cuanto más conocemos su obra completa y su vida y su escritura, más podemos acercarnos a la esencia de su música. En el caso de Mendelssohn, tuve la oportunidad de grabar (para Decca) todas sus obras par piano, en nueve CD, además de casi toda su música de cámara para piano (sonatas para violín, cuartetos para piano, obras para dos pianos y para piano a cuatro manos), por lo que ahora me siento mucho más próximo a Mendelssohn que hace unos años, cuando solo interpretaba su música para piano. También tuve la suerte de escribir un documental sobre él (Mendelssohn Unknown, publicado en DVD por Euroarts) y esta fue una gran oportunidad de leer muchas de sus cartas (escribió más de 7.000) y viajar, visitando los lugares donde vivió y los sitios que inspiraron algunas de sus composiciones. Esto me ayudó mucho a comprender el contenido poético de su lenguaje musical. Su música todavía está infravalorada. Algunas veces, se considera (y, por consiguiente, se interpreta) demasiado sentimental. Otras veces, suena académica o carente de energía, pero esto depende de la interpretación. Sin embargo, si la música de Beethoven o Chopin se interpreta mal nunca diríamos que Chopin o Beethoven no eran grandes compositores, y entenderíamos que es culpa del intérprete. En el caso de Mendelssohn, en ocasiones el juicio sobre el valor artístico de su música está influido por las actuaciones.

“Si la música de Beethoven o Chopin se interpreta mal nunca diríamos que Chopin o Beethoven no eran grandes compositores, y entenderíamos que es culpa del intérprete. En el caso de Mendelssohn, en ocasiones el juicio sobre el valor artístico de su música está influido por las actuaciones”

Prosseda 1P. Hay críticos que dicen que los grandes pianistas al final prefieren a Chopin, por un lado, o Lizt y el repertorio romántico alemán, por el otro. ¿Son las obras para piano de Mendelssohn una rareza en una escena dominada por el romanticismo avanzado de Beethoven y el clasicismo de Schubert?
R. Bueno, en realidad no hay muchos pianistas que interpreten gran parte del repertorio de Mendelssohn para este instrumento –no obstante, Serkin y Perahia hicieron grandes grabaciones de los dos conciertos para piano. Todavía hoy la mayoría de sus obras para piano (excepto las Variaciones serias, Rondo caprichoso y algunos Lieder ohne Worte) están sin ejecutar. Por lo que no es de extrañar que yo haya sido el primero en grabar en CD toda su música para piano: la anterior “grabación completa” que hizo Martin Jones en seis CD para Nimbus Records solo incluyó dos tercios de su producción. Hay varias razones para explicarlo. En primer lugar, la música de Mendelssohn, como las composiciones para piano de Mozart, requiere de una claridad particular así como mucha atención a los matices y la expresión. Un acento y fraseo erróneos podrían repentinamente arruinar el equilibrio de la música. Y la escritura para piano de Mendelssohn es siempre muy “descubierta”: los frecuentes pasajes de contrapunto necesitan una transparencia extrema que limita poderosamente el uso del pedal, lo que hace que los pianistas se sientan “desnudos”. Pero, después de familarizarse con él, este tipo de enfoque pianístico da una variedad increíble de colores y accesos para realzar cualquier pequeño matiz expresivo.

P. ¿Considera que la obra de Mendelssohn ha sido lo suficientemente apreciada a lo largo del tiempo?
R. Mendelssohn fue una gran estrella durante su vida y tuvo una posición muy prestigiosa como director de la Gewandhaus Orchestra. Tuvo una influencia muy sólida en la vida musical europea y fue celebrado internacionalmente, especialmente en Inglaterra. Solo después de su temprana muerte (con solo 38) su fama se oscureció, también debido a la ola antisemita, ya presente en los juicios negativos que sobre él dio Richard Wagner. Durante el nazismo, su música fue prohibida en Alemania y aun después del final de la segunda guerra mundial, los prejuicios sobre Mendelssohn fueron perpetrados injustamente. Solo en los últimos 50 años su importancia en la historia de la música ha recibido una mayor atención, también gracias a recientes estudios científicos sobre su vida y obra. El catálogo completo de su música ha sido publicado solo en 2009 por el musicólogo alemán Ralf Wehner (Breitkopf).

“La música de Mendelssohn, como las composiciones para piano de Mozart, requiere de una claridad particular así como mucha atención a los matices y la expresión”

P. ¿Hacer divulgación musical ayuda a ganar audiencias? ¿Cómo, en su opinión, deberían los solistas y las orquestas clásicas comunicarse con su público?
R. Creo que la música clásica debe siempre sonar “contemporánea”. Cuando se tocaron por primera vez los Conciertos de Mendelssohn, eran música contemporánea, y me gustaría mantener la misma ilusión y entusiasmo también cuando esta música se interpreta hoy, casi 200 años después de su estreno. A veces, se ve a los músicos como marcianos, gente que viene de otra época, que incluso viste como hace 150 años. Lo más importante de nuestro papel es compartir el poder y profundidad interior de la buena música con todos los públicos. Para lograrlo, me gusta el contacto directo con la audiencia y considero que cada músico tiene una labor social clara: al compartir el gran arte de la música, es posible mejorar nuestra existencia y vivir en una mayor armonía.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *