FOTO POLO 2

“Hacer música en directo conlleva un alto grado de responsabilidad”

Asier Polo, uno de los mejores violonchelistas de su generación, acompaña a la Sinfónica de Tenerife en su concierto del 30 de octubre con Chaikovski en atriles

La relación de Asier Polo (Bilbao, 1971) con la música no fue “premeditada”. Comenzó a tocar el violonchelo a los once años, “por casualidades de la vida”, y desde entonces ha cultivado una carrera que lo ha colocado entre los instrumentistas más serios y sobresalientes de su generación en la música clásica de España. El viernes 30 de octubre actúa en Auditorio de Tenerife junto a la Sinfónica, como solista de Variaciones sobre un tema rococó de Chaikovski, bajo la batuta de Rubén Gimeno. Una interpretación que estará sustentada por lo que ha sido una constante en su trayectoria: “Hacer música en directo conlleva un alto grado de responsabilidad, además de excitación e ilusión, por querer dar a la audiencia lo mejor de uno mismo e intentar transmitir lo más esencial de la obra que se interpreta”.

El violonchelista afirma en una entrevista por correo electrónico que a pesar de la veteranía adquirida en salas de concierto de todo el mundo, siente la inquietud de los inicios de entregarse por completo al público, ya que “para el intérprete cada concierto tiene algo de especial”. En esta ocasión, lo hace con una obra que “instrumentalmente demanda mucho por parte del intérprete, ya que requiere de mucha precisión y virtuosismo”, a pesar de tener una “estructura clásica y muy fácil de entender”.

FOTO POLO 1A la pregunta de qué emociones le inspira esta pieza para ser transmitidas a la audiencia, Polo contesta que “elegante, graciosa, ligera, exquisita, proporcionada, virtuosa, podrían ser algunos de los adjetivos más apropiados para definirla”. Estrenada el 18 de noviembre de 1877 en Moscú por Fitzenhagen bajo la dirección de Rubinstein, Variaciones sobre un tema rococó, para violonchelo y orquesta (opus 33) muestra el apego de Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893) por el “estilo galante” del siglo XVIII (André Lischké). “Aun tratándose de Chaikovski, el compositor desea hacer un pequeño homenaje a la época clásica y más en concreto a su máximo exponente, W. A. Mozart”, sostiene el músico bilbaíno, quien añade: “La obra tiene un desarrollo estilístico importante, alcanzando el clímax de la expresión más romántica con la melodía de su sexta variación”.

El programa del concierto tiene como telón de fondo la contemplación del pasado que hacen compositores como Respighi, Ravel o el propio Chaikovski, haciéndolo atractivo tanto para oídos familiarizados como para nuevos públicos. “Con esta obra, Chaikovski consigue algo que a veces es muy complicado: crear una composición llena de belleza y expresión, con unos recursos limitados (realizados conscientemente, no por incapacidad) y un material estructural y armónico muy sencillo, lo que hace de ella una pieza perfecta para poder ser disfrutada por cualquier persona”, explica.

“Chaikovski consigue algo que a veces es muy complicado: crear una composición llena de belleza y expresión”

Acostumbrado a cabalgar a lomos de los clásicos, Asier Polo dedica una parte importante de su carrera a interpretar la música de su tiempo, una experiencia que “ha sido muy variopinta y siempre muy enriquecedora”. Aunque no fue el caso del Chaikovski, que dejó a consideración del violonchelista para quien escribió la obra las modificaciones necesarias,  “algunos compositores” de la creación contemporánea “trabajan desde los primeros bocetos junto al intérprete y otros te entregan la partitura ya editada. ¿Qué hacer entonces? Afortunadamente, suelen saber lo que hacen y no hay más problema; la obra se puede tocar”.

El trabajo conjunto, en su opinión, es siempre positivo tanto para el autor como para el intérprete, pero sobre todo para quien escucha el resultado final. “Es verdad que hoy en día las estéticas son muy diferentes y, en mi caso, agradezco mucho cuando tengo la oportunidad de colaborar estrechamente con el compositor ya que así puedo ir adentrándome en sus técnicas compositivas, recursos de escritura y conseguir entender más su mundo creativo. Siempre ayuda”.

Filosofía y pedagogía musical
Es conocido el empeño de Asier Polo en despojar los conciertos de la tradición decimonónica para facilitar a la gente el acceso a la música clásica. Una filosofía adquirida posiblemente durante su etapa de formación junto a Monighetti. “Me descubrió la importancia de la creatividad, de buscar en uno mismo lo auténtico y genuino. La flexibilidad interpretativa, las estéticas de cada época, la importancia de la estructura en cada partitura, los recursos técnicos de expresión musical, me enseñó a buscar paralelismos entre las diferentes artes, y muchas cosas más… En definitiva, fue una etapa fascinante y me dio las herramientas necesarias para adentrarme en el mundo de la música desde el prisma del intérprete”.

El violonchelista es también en la actualidad director artístico y profesor de grado y máster de la Facultad de Música de la Universidad Alfonso X el Sabio, en Madrid y de la Academia de Verano y Festival de Música, Forum Musikae, donde queda manifiesto no solo su interés por la enseñanza sino que está más que preparado para ofrecer todo lo que tiene para transmitir. “Para mí, ser músico es algo que me aporta muchísima felicidad. Por eso ahora intento transmitir humildemente estos conceptos a mis alumnos. Aun a sabiendas de que el proceso de trabajo no siempre es fácil, gracias al esfuerzo y la entrega, a veces los resultados tienen un valor incalculable, y eso merece la pena”.

Asier Polo + GimenoPleno de carácter y conocimiento, el músico afianza sus vínculos con la Sinfónica de Tenerife, a la que considera “una de nuestras grandes orquestas españolas”. “La admiración que siento por ella y la amistad que me une a muchos de sus integrantes hace ilusionante el reencuentro” del próximo 30 de octubre en Auditorio de Tenerife, que también lo será con el maestro Rubén Gimeno. “Es un músico de mi generación y nos unen muchas experiencias musicales desde nuestra juventud; he trabajado en varias ocasiones con él y siempre ha sido un placer. Es una persona muy afable, cercana y con un exquisito gusto musical. De esta forma –aprecia Asier Polo– consigue que los músicos nos sintamos cómodos, logrando sacar lo mejor de cada uno de nosotros”.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *